Solomillo Wellington

Solomillo Wellington

Hoy os traigo una receta de un clásico de la cocina, el solomillo Wellington. Es un plato con el que podemos quedar muy bien en una comida o cena, y realmente tiene poca dificultad, solo hay que tener maña para envolver el hojaldre y no pasarnos con el horno para que la carne no quede muy seca.

Aunque el apellido “Wellington” se aplica al solomillo o al buey, veréis que se usa de forma genérica para otros platos en los que la carme se cuece en hojaldre. Por ejemplo, si lo queréis hacer con pescado podéis hacer un salmón Wellington.

Un poco de historia

No me quiero extender mucho sobre el origen del plato, pero nunca está de más tener algún dato interesante para soltárselo a nuestros invitados.

Hay varias teorías sobre el origen del nombre pero no se sabe exactamente cual puede ser la real. Una de ellas alude al primer duque de Wellington, Arhur Wellesle, sugiriendo que era aficionado a un plato de carne de vacuno, trufas, setas, vino y paté, cocido dentro de una masa. También se dice que se le dio este nombre por el parecido con las botas militares que llevan el nombre del duque.

Otra teoría es que se le dio ese nombre para dar un toque inglés a una variante del plato francés durante las Guerras Napoleónicas. Pero en todo caso, el primer registro de una receta con ese nombre apareció en un libro de cocina en 1996.

Receta del solomillo Wellington

CategoríaCarnesDificultadPrincipiante

La base de esta receta es el solomillo, que puede ser de cerdo o ternera. Elegir uno u otro depende de nuestras preferencias personales, y sobre todo del coste que queramos asumir. La ternera siempre será más cara. Además necesitaremos champiñones, que recomiendo sean naturales y no de lata, que quedarán mejor. Y aunque lo ideal es usar foie, siempre podemos tirar de un sufrido paté de lata normal.

Solomillo Wellington

Preparación20 minsCocción35 minsTotal55 mins

Ingredientes:

 1 solomillo de cerdo o ternera (sobre 400-500 gr.)
 1 placa de hojaldre
 250 grs champiñones
 1 lata de paté o foie
 Jamón serrano en lonchas
 1 huevo
 Aceite
 Sal y pimienta

Preparación:

1

Limpiamos bien los champiñones y los cortamos en láminas.
En una sartén con un poco de aceite los rehogamos, y cuando estén hechos los reservamos.

2

Salpimentamos el solomillo. Ponemos una sartén a fuego fuerte y lo sellamos para evitar que luego suelte jugos.

3

Extendemos la placa de hojaldre y la untamos con el paté. Distribuimos por encima los champiñones dejando un borde de un par de centímetros por donde luego cerraremos.
Cubrimos los champiñones con las lonchas de jamón, y encima el solomillo.

4

Cerramos el hojaldre envolviendo el solomillo, intentando que no se vayan todos los champiñones para abajo, deberían quedar rodeándolo. Lo ponemos en una bandeja de horno.
Batimos el huevo y pintamos por encima para que se dore.

5

Introducimos el solomillo en el horno precalentado a 200 ºC durante unos 35 a 40 minutos. El tiempo dependerá de su tamaño y de si nos gusta más o menos hecho.
Retiramos y servimos cortado en rodajas acompañado de la guarnición que prefiramos.

Ingredientes

 1 solomillo de cerdo o ternera (sobre 400-500 gr.)
 1 placa de hojaldre
 250 grs champiñones
 1 lata de paté o foie
 Jamón serrano en lonchas
 1 huevo
 Aceite
 Sal y pimienta

Preparación

1

Limpiamos bien los champiñones y los cortamos en láminas.
En una sartén con un poco de aceite los rehogamos, y cuando estén hechos los reservamos.

2

Salpimentamos el solomillo. Ponemos una sartén a fuego fuerte y lo sellamos para evitar que luego suelte jugos.

3

Extendemos la placa de hojaldre y la untamos con el paté. Distribuimos por encima los champiñones dejando un borde de un par de centímetros por donde luego cerraremos.
Cubrimos los champiñones con las lonchas de jamón, y encima el solomillo.

4

Cerramos el hojaldre envolviendo el solomillo, intentando que no se vayan todos los champiñones para abajo, deberían quedar rodeándolo. Lo ponemos en una bandeja de horno.
Batimos el huevo y pintamos por encima para que se dore.

5

Introducimos el solomillo en el horno precalentado a 200 ºC durante unos 35 a 40 minutos. El tiempo dependerá de su tamaño y de si nos gusta más o menos hecho.
Retiramos y servimos cortado en rodajas acompañado de la guarnición que prefiramos.

Solomillo Wellington
¡Compartelo!

Deja un comentario