Chantilly de chocolate

El chantilly es básicamente nata montada con aromas y, como en este caso, algún otro aditamento. Podemos usarlo para rellenar o decorar tartas (no, mi desastre de chocolate no valdría). Necesitamos nata para montar que tenga como mínimo un 35% de grasa, así que no sirve la “nata para cocinar”. Si os pasa como a mi, que no miráis el brick antes de ponerte a montarla pues… nada, que va a ser nata removida y nada más.

Sin más, vamos a hacer un chantilly de chocolate para usarlo en nuestras tartas.

Ingredientes:

  • Un brick pequeño de nata para montar (de 200 ml.)
  • 2 cucharadas de cacao puro en polvo
  • 2 cucharadas de azúcar glas (o más si lo queremos más dulce)
  • una cuharadita de esencia de vainilla

Preparación:

  1. Echamos en un recipiente para batir la nata bien fría. En muchos sitios dicen que lo ideal es meter el recipiente en un bol con hielo para que se mantenga fría; salvo que viváis en un país donde la temperatura media sea de 40º, no creo que haga falta.
  2. Con el accesorio de varillas de la batidora, batimos hasta que empiece a tomar cuerpo. Podemos hacerlo a mano, pero…
  3. Añadimos el cacao, el azúcar glas y la vainilla, y seguimos batiendo un poco más hasta que esté todo integrado.
  4. Debe quedar una mezcla cremosa, que al levantar las varillas quede impregnándolas.

El tema del azúcar es muy personal. Si en lugar de usar cacao puro usamos algún tipo que lleve azúcar, entonces deberíamos ajustar la cantidad. Lo ideal es probar y añadir más si vemos que hace falta.

¡Compartelo!

Deja un comentario